201703.28
0
1

Cómo incorporar una empresa española

This post is also available in: English (Inglés)

La legislación española contempla diversos tipos de sociedades, todas las cuales pueden ser utilizadas por inversores extranjeros. Sin embargo, las características de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) española la convierten en una de las más recomendadas, rápidas y prácticas.

La “Sociedad de Responsabilidad Limitada” o Sociedad de Responsabilidad Limitada, como la denomina la versión en inglés de la Ley de Sociedades de Capital en España, se puede comparar con la Sociedad de Responsabilidad Limitada en inglés.

En primer lugar, la constitución de cualquier empresa española por una persona jurídica extranjera no modifica el proceso de constitución; sin embargo, hace necesarios algunos requisitos y documentos adicionales.

Toda persona jurídica extranjera o persona física extranjera que desee constituir una empresa en España debe estar identificada. De este modo:

a) Si alguno de los futuros directores va a ser una persona física, deberá poseer al momento de la incorporación un Número de Identificación de Extranjero o N.I.E. Este número será el número de identificación y deberá aparecer en todos los documentos que se emitan o tramiten a dicha persona.

b) Si una sociedad matriz extranjera desea constituir una sociedad filial española deberá presentar los siguientes documentos: un Número de Identificación Fiscal o NIF español, un poder de la persona que incorporará la filial en España en su nombre y un legalizado y copia traducida del certificado de incorporación y los estatutos.

Una vez realizados todos estos pasos, podemos iniciar correctamente la incorporación de una empresa española. La regulación de la constitución de sociedades se establece en la Ley de Sociedades Anónimas. Según esta ley, los requisitos básicos para la constitución de una sociedad en España son su constitución ante Notario y su inscripción en el Registro Mercantil. No obstante, para cumplir con estos requisitos, se deben realizar los siguientes pasos:

1º) Certificación de nombre negativo. En primer lugar, es necesario elegir tres posibles nombres para la empresa, que sean legalmente aceptables para obtener un certificado de nombre. Estos tres nombres deben ser presentados al Registro Mercantil Central (Registro Mercantil Central) en orden de preferencia para verificar que ninguna otra empresa esté inscrita con el mismo nombre. Siempre que no haya ninguno, recibiremos un Certificado de disponibilidad del nombre de la empresa para el registro; un documento que acredite que el nombre elegido aún no está registrado (es decir, no está siendo utilizado por otras empresas). Esta certificación es válida por 3 meses y debe renovarse si la nueva empresa no se incorpora dentro de ese período. No obstante, nadie más puede reservar el mismo nombre dentro de los siguientes 3 meses, por lo que, en la práctica, la reserva sigue siendo válida durante 6 meses.

2º) Capital Social de NewCo. El capital mínimo para la constitución de una Sociedad de Responsabilidad Limitada es de 3.000 €, todos los cuales deben pagarse por adelantado antes o en el momento de la constitución. La contraprestación puede realizarse en efectivo o en especie. En caso de optar por abonar el aporte en efectivo, el importe deberá depositarse en una cuenta bancaria. A cambio, el banco deberá entregar un recibo que será presentado al notario público. Esta cuenta debe llamarse con el nombre elegido y las palabras “sociedad en formación” (en proceso de incorporación) agregadas al final.

3º) Estatutos sociales. El tercer paso es la redacción de los estatutos sociales. Los estatutos en español son el documento legal equivalente al memorando de asociación y estatutos en inglés. Este documento establece el objeto de la empresa, los detalles de su capital autorizado y contiene disposiciones para la gestión interna de la empresa. Para redactar los estatutos, deberá decidir cómo se va a gestionar la empresa (varios consejeros pueden actuar de forma conjunta o solidaria), si se les pagará a los consejeros y, en caso afirmativo, cuáles serán las modalidades de pago.

4º) Escritura de Constitución. Una vez que tengamos todos estos documentos, podremos constituir la empresa. La sociedad se constituye debidamente con la firma de la escritura de constitución ante fedatario público. La escritura de constitución española puede equipararse con el certificado de constitución. Sin embargo, a diferencia de Inglaterra, en España no es posible registrar la empresa directamente. A partir de este momento, la sociedad podrá iniciar sus operaciones comerciales, salvo que la escritura de constitución indique otra cosa.

5º) Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Antes de presentar la escritura de constitución a Registro, es necesario cumplimentar el formulario de pedido del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Este formulario de pedido denominado 600 debe presentarse en la Agencia Tributaria de la Comunidad Autónoma. Actualmente, aunque este es un paso necesario, la constitución de una empresa está exenta de cualquier pago.

6º) Registro de la escritura de constitución. La escritura de constitución debe presentarse al Registro Mercantil. En este sentido, realiza las mismas funciones que el Registro de Sociedades de Inglaterra. No tomará menos de 15 días hasta que se registre y se devuelvan los documentos originales.

7º) N.I.F. Definitivo Una vez registrada la nueva empresa, podemos solicitar el número de identificación fiscal definitivo de la empresa. Este pedido se realiza a través del formulario 036. Este formulario permite registrar la actividad mercantil de su empresa en España en la Agencia Tributaria al mismo tiempo que solicita el número definitivo. Este paso tardará 2 o 3 días.

8º) Registro de Inversiones Extranjeras. Se considera inversión extranjera la constitución de una empresa española por una persona jurídica o física extranjera. Como inversión extranjera, la incorporación debe ser declarada en el Registro de Inversiones del Ministerio de Economía. Para ello, es necesario presentar el Formulario D-1A debidamente cumplimentado al Registro de Inversiones Extranjeras. Aunque su finalidad es meramente informativa, este documento es obligatorio. Debe presentarse dentro del primer mes de existencia de la nueva empresa.

Departamento Legal MLT Abogados y Economistas

Leave a Reply